El acordeón es un instrumento moderno que nace en Europa en la primera mitad del siglo XIX. Rápidamente tuvo una gran aceptación ya que respondía a las exigencias de los músicos de la época. Es un aerófono mecánico de lengüetas libres, ya que el sonido proviene del aire que produce el intérprete de forma mecánica al mover el fuelle. El aire hace vibrar unas láminas metálicas fijadas en la parte interna que con su movimiento producen sonido. A partir del siglo XX sufrió modificaciones y perfeccionamientos técnicos para satisfacer las necesidades musicales de los intérpretes. Actualmente es un instrumento que empezó a interesar a los músicos por sus posibilidades sonoras.

   Numerosos instrumentos funcionan con la ayuda de las lengüetas, que pueden ser de dos tipos: batientes y libres. La lengüeta batiente es aquella que al vibrar rebota contra el cuerpo en el que está fijado (lengüeta simple: clarinete, saxofón…) o bien contra otra lengüeta (lengüeta doble: oboe, fagot…). Contrariamente a los otros tipos de láminas vibrantes, la lengüeta libre se mueve libremente en el aire, gracias a su propia elasticidad y no rebota contra ningún tipo de soporte. La lengüeta se fija por una de sus extremidades (la base) remachada sobre una placa de aluminio (chasis) donde se ha dejado una abertura (la ventana) para permitirle la libre oscilación de la lámina. En el interior de la ventana, bajo la presión del aire que proviene del fuelle, la lengüeta se desplaza de una parte a otra de su eje, produciendo un número de vibraciones que dan origen al sonido. 

  La alimentación del aire se efectúa de manera alterna es decir, que según se abra o se cierre el fuelle la corriente de aire llega de un lado del chasis o del otro pero la lengüeta no vibra si no es impulsada por el lado donde está fijada. Por ello cada chasis lleva dos ventanas con sus correspondientes lengüetas, una por cada lado opuesto. La de la parte exterior sonará cada vez que se cierre el fuelle y la de la parte interior sonará al abrir el fuelle. Para evitar eventuales vibraciones de la lengüeta que no está en acción, y evitar que hubiera una gran pérdida de aire al tocar, existe una badana de piel adosada a cada uno de los lados de las dos lengüetas y que tienen la misión de cerrar el paso del aire dejando sonar solamente la lengüeta que tiene a su lado. En el acordeón, las plaquetas o chasis de aluminio que contienen las lengüetas metálicas, están fijadas a un soporte de madera llamado somier o lengüetero, dividido en compartimentos. Cada uno de estos compartimentos está ocupado por una plaqueta con sus dos correspondientes lengüetas y posee un orificio (alveolo) en su parte inferior para dejar el paso de la corriente de aire hacia la correspondiente lengüeta. 

   Los instrumentos de lengüeta libre pueden ser de dos tipos: diatónicos o cromáticos. 

-En los instrumentos diatónicos, también llamados bi-sonoros, existen dos lengüetas a cada uno de los lados del chasis, que dan una nota diferente según se abra o se cierre el fuelle y poseen una escala natural de una determinada tonalidad, o con pocas alteraciones. 

-En cambio en los instrumentos cromáticos o uni-sonoros las dos lengüetas de cada lado del chasis son idénticas y producen el mismo sonido al abrir y al cerrar el fuelle. Este tipo de instrumentos posee una gama de sonidos cromáticos que permite la interpretación en cualquier tonalidad. 

   El origen del sonido del acordeón, la lengüeta libre metálica, se remonta a unos 2.700 años a.C, a la Prehistoria de Asia donde nacieron diversos tipos de “órganos de boca”, todos ellos con características semejantes como tubos de bambú, lengüeta libre de caña y calabaza: el Cheng en China, el Sho en Japón, etc. La llegada a Europa del “cheng” chino, en el siglo XVIII, propició el nacimiento de nuevos instrumentos en busca de la expresión. 

    Los instrumentos de lengüeta libre pueden ser de dos tipo: de boca o de fuelle.

1.De boca. El aire es producido directamente por el intérprete a través de su boca. 

El cheng

   Este instrumento aparece en el reinado del emperador “Huang-TI”, en 2.700 años a.C. y constituye uno de los primeros ejemplos de la utilización de la lengüeta libre. Se compone de tubos, calabaza y lengüetas. El Cheng es un instrumento polifónico muy apreciado en la música popular china. 

La armónica

   A partir del siglo XIX  la lengüeta libre se aplica a los instrumentos europeos, sobre todo por los constructores de órganos que buscan la expresión. En 1828, Buschmann creó la armónica. El principio de la armónica es muy simple: se sopla al interior de las cajas que contienen dos notas diferentes cada una (una por compresión y la otra por aspiración del aire). La boca puede cubrir tres o cuatro compartimentos a la vez de manera que se puedan conseguir acordes.

La melódica

    Este instrumento fue creado por Bauer en 1890, en Viena. La melódica es una caja de plástico que contiene un teclado con una boquilla por donde se introduce el aire hacia una serie de lengüetas metálicas, suenan por comprensión del aire. 

2. De fuelle. El aire es producido por un fuelle que acciona el intérprete. 

El acordeón diatónico

   La lengüeta libre fue asociada, por primera vez a un fuelle manual en 1820. En 1829 Demian presentó en Viena lo que el llamaba “Accordion”, que constaba de cinco teclas que producían diez acordes preestablecidos, cinco abriendo y cinco cerrando, de ahí proviene el nombre de acordeón. Recibió el favor del público y conoció una difusión extraordinaria a pesar de ser muy rudimentario, pero evolucionó rápidamente hacia el acordeón diatónico.

   Las características esenciales del acordeón diatónico son: 

-Sonidos diferentes según se abra o se cierre el fuelle 

-En la parte derecha pueden tener una, dos o tres filas de botones 

– En la izquierda (acompañamiento) dos, cuatro, ocho y hasta doce bajos 

– La parte derecha tiene una extensión de tres o cuatro octavas de sonidos aislados 

– En la izquierda un botón da 2 notas (bajo) y el botón superior sus 2 correspondientes acordes preparados de tres notas 

    Después de un largo periodo de olvido, el diatónico resurgió a favor del movimiento “Folk” de los años 70  y de las nuevas músicas en todo el mundo. 

La concertina

   En el mismo año 1829,  Wheastone creó en Londres la concertina, la cuál puede ser considerada como prototipo del acordeón de concierto. La concertina es un instrumento de lengüetas libres que consta de dos cajas unidas por un fuelle central de forma hexagonal y de reducidas dimensiones. Las cajas poseen dos botonaduras idénticas, que producen sonidos aislados y no acordes preparados. Existen principalmente dos modelos muy diferenciados de concertina: la concertina inglesa de tipo uni-sonoro, la misma nota abriendo y cerrando el fuelle y la concertina alemana de tipo bi-sonoro, distinta nota al abrir y cerrar el fuelle. 

El bandoneón

   El bandoneón apareció en 1840 en Alemania por Band. Su creación es una versión mejorada de la concertina. Sus dos botonaduras producen una escala cromática y una amplia sonoridad, características que lo elevan a la categoría de instrumento de concierto. Su forma característica es cuadrada y el timbre tan particular de este instrumento proviene de la vibración simultánea de dos lengüetas por nota, afinadas en octava. 

   El bandoneón comenzó su carrera en las procesiones religiosas europeas, hasta llegar a Argentina donde se convirtió en el instrumento privilegiado del tango a finales del siglo XIX. 

El acordeón cromático tradicional

   En el transcurso del siglo XIX intervienen diversos perfeccionamientos en la evolución del acordeón entre ellos los registros (vibración simultánea de dos, tres y hasta cuatro lengüetas a través de un mando o palanca). El acordeón cromático popular se desarrolló en el último cuarto del siglo XIX.  El primer acordeón cromático fue patentado por el constructor italiano Paolo Soprani, sobre una idea de los artesanos Piatanesi y Beraldi en 1897. 

    El acordeón cromático se distingue de su antecesor “diatónico” por las siguientes características: 

– Supresión del “abrir-cerrar” el fuelle y adopción del principio “uni-sonoro” 

– Posibilidad de abordar cualquier tonalidad 

– Sistema y disposición racional y uniforme del teclado (botones o teclas) de la parte derecha 

– Nuevo sistema de los bajos de acompañamiento, llamados “bajos compuestos” (o bajos tradicionales), que ofrecen, gracias a una especial mecánica, un máximo de acordes preparados a partir de un mínimo de lengüetas. 

   Existen principalmente dos tipos bien diferenciados de acordeón cromático, el de botones y el de piano. El acordeón de botones emplea diversos sistemas de notación y presenta una gama de sonidos cromáticos que siguen una misma línea uniforme. El sistema de acordeón-piano preserva la gama de sonidos cromáticos con la misma disposición que en el piano. Para la parte izquierda (acompañamiento) existen también diversos tipos de notación, pero el más empleado es el sistema “Stradella” que consta de dos o tres filas de bajos en posición de quintas ascendentes y una fila para cada uno de sus correspondientes acordes (mayores, menores, de séptima dominante y los de séptima disminuida). 

 

 

El acordeón de concierto

   Desde los inicios del siglo XX algunos precursores como G.Galiardi y J.Precz, se han esforzado por elevar el acordeón a la categoría de instrumento de concierto.  Se han ido experimentando diversos sistemas, con la finalidad de dotar a estos instrumentos de dos teclados con capacidades parecidas. Esta búsqueda ha dado como resultado la creación de tres modelos “clásicos”: el acordeón mixto de bajos añadidos, el armoneón y el acordeón mixto de bajos convertibles.  

-El acordeón mixto de bajos añadidos:  el principio de este sistema consiste en añadir tres filas adicionales de botones con varias octavas llamados “bajos sueltos” o “bassetti”. La parte izquierda tiene así los dos sistemas de acompañamiento: los bajos tradicionales con sus acordes preparados y los bajos sueltos. 

-El armoneón:  el primer armoneón fue fabricado por Busato en el año 1952 en París. La característica principal de este instrumento consiste en la presentación de dos botonaduras idénticas, con botones del mismo tamaño a cada lado y la exclusión de los acordes preparados. Diversos fabricantes han variado ligeramente el prototipo inicial, debido a las exigencias del mercado y a las necesidades de algunos instrumentistas. 

-El acordeón mixto de bajos convertibles: el primer acordeón de este tipo lo fabricó la casa italiana Farfisa en 1959. Este nuevo instrumento viene a sustituir a su predecesor, de bajos añadidos, y es actualmente el más utilizado por los concertistas de acordeón. La novedad que presenta este modelo es la de convertir las cuatro filas de botones de los acordes preparados en una serie de sonidos cromáticos con varias octavas. La transformación se realiza con una palanca que mueve en el interior la mecánica. Sigue manteniendo la posibilidad de tocar la gama de sonidos cromáticos y las dos filas de bajos-pedales con sistema de quintas al mismo tiempo. Pero resulta más manejable por tener menos peso y volumen que el modelo mixto de bajos añadidos. 

 

Anuncios