Pablo Álvarez Delgado es un pianista navarro que actualmente reside en Shanghai, China. Tras cursar previamente estudios en nuestro centro entre los años 2008 y 2012, continuó más tarde su formación en Barcelona y Londres. El pasado año fue galardonado con una beca por parte del Shanghai Conservatory of Music para cursar un postgrado en interpretación pianística y continuar su carrera musical en China. Ha transcurrido ya bastante tiempo desde su etapa en A Coruña, y por esa razón queremos preguntarle que ha sido de su vida después de finalizar los estudios en nuestro centro.

Buenos días, Pablo y gracias por hablar para nuestra revista. En primer lugar nos gustaría saber cómo surgió lo de estudiar en China.

Buenos días y gracias también por vuestro interés de nuevo. Es una idea ya lejana que empecé a plantearme en mi estancia de Londres unos años atrás. Tenía muy buenas referencias tanto del país como de la ciudad de Shanghai y la ilusión de poder dar ese paso hacia delante que me complementara mi carrera musical. No fue fácil tampoco en aquel momento poder conseguir una oportunidad así, pero doy gracias también al Shanghai Conservatory of Music, que me ofreció una propuesta irrechazable para que pudiera conseguir este gran reto que tenía. Explorar, comparar e investigar la manera de estudiar y ver la música e Interpretación de diferentes culturas y países, es algo que siempre me incitaba, y ahora tengo la suerte de poder vivir esta experiencia en China, que es un país que realmente apuesta muy fuerte dentro de esta línea artística.

¿Cómo es tu vida profesional en Shanghai? ¿Cuál son tus objetivos y actividades allí?

Ahora mismo he acabado ya en el Conservatorio y estoy centrándome más en labores de docencia y enseñanza. Actualmente estoy preparando varios proyectos musicales en colaboración con varios centros y empresas de piano, además de impartir clases en varias escuelas de música. Intento repartir todo mi tiempo entre horas docentes y actuaciones o ensayos. Estamos trabajando también con varios grupos de cámara de instrumentos tradicionales chinos, y uno de mis objetivos sigue siendo estudiar todavía más a fondo la música y repertorio chino.

¿Qué diferencias puedes señalar respecto a la enseñanza educativa y universitaria de los Conservatorios en España?.

Realmente no hay tantas diferencias cómo parece, más allá de distinciones de carácter histórico-culturales que son evidentes y palpables. Sí que hay bastantes ambigüedades de carácter técnico donde aquí se profundiza más, especialmente en el ámbito de la interpretación, por ejemplo en instrumentos como el piano, donde aquí es casi infinito y se enfatiza quizás mucho más que en España y otros países occidentales. Es un objetivo más claro que intentan inculcar a los músicos jóvenes desde pequeños, con muchas más horas de dedicación y propósitos más definidos a corto plazo, creando un ambiente de estudio y docente a priori más competitivo. En España, la enseñanza superior proporcionada está adquiriendo un nivel más que contrastado y que sigue creciendo cada vez más pero a veces no se valora lo suficiente, y muchos grandes músicos deciden dar ese paso fuera para que les catapulte hacia una carrera más amplia y más salidas de cara al futuro.

En estos años que he tenido la posibilidad de observar este fenómeno en diferentes conservatorios de distintos países; pienso que la música como resultado es global e universal en muchos sentidos, pero siempre se dan algunas diferencias en la manera de analizarla y estudiarla dentro de cada lugar. Hoy en día, creo que no es fácil desplazarse sobre todo a un país oriental, mucho menos por estudios musicales en lo que respecta, con todos los cambios culturales e idiomáticos que conlleva. El sistema de enseñanza y mentalidad es algo diferente, pero es cuanto menos interesante desarrollar y mostrar tus propias ideas musicales en un sitio tan diverso y llamativo para nosotros.

Y del resto: ¿cómo se vive en China y en Shanghai? Echas en falta algo de tu país además de la familia y amigos?

China es un país en el que se puede vivir muy bien actualmente y con una gran calidad de vida, especialmente en ciudades como Shanghai o Pekín entre otras, que se han desarrollado muy rápidamente y se codean con las grandes urbes de todo el mundo. Shanghai es una ciudad gigantesca en todos los sentidos para lo que estamos acostumbrados en Europa, con su tendencia moderna y futurista pero también conservando su cultura y patrimonio. Cuando llegas en un primer momento, siempre necesitas al menos un periodo de adaptación, pero una vez que ya estás asentado, te ofrece unas posibilidades grandiosas de poder crecer y mejorar personal y profesionalmente, realmente encuentras aquí todo un mundo diferente por descubrir. En términos culturales, China recopila miles de años de historia y una amplia gama de tradiciones y lugares para visitar, así como muchas ciudades -para nosotros casi semidesconocidas­- que ejemplifican a la perfección una mezcla de tradición y modernidad. Si bien es cierto, la mentalidad oriental es muy diferente en cuanto a sistema y pensamiento, y hay que tratar de entenderla lo máximo posible y englobar todo lo positivo de residir en un lugar como éste. Una vez que ya estás aquí es realmente una experiencia muy interesante.

Respecto a España, llevo ya muchos años fuera y en general siempre he intentado adaptarme lo mejor posible, tanto ahora en China como antes cuando estaba en Inglaterra. Creo que hay muchas cosas de nuestro país a nivel de cultura y calidad de vida que tenemos que valorar y que difícilmente las puedes encontrar fuera. Con el paso de los años creo que siempre se crece y es importante coger lo positivo y productivo de cada sitio donde uno ha estado.

¿Tienes amigos españoles en Shanghai o tu grupo proviene de diferentes lugares del mundo? Cuéntanos como se hacen allí amistades.

En el tiempo que llevo he podido conocer amistades de diferentes lugares, tanto españolas como chinas y de otros países. Shanghai es una ciudad muy internacional que ofrece una amplia variedad de gente y procedencias, aunque conservando su gran masa y tendencia oriental. No diría que hay un prototipo especial o diferente a la hora de amistades comparando con otras grandes ciudades occidentales, pero sí que históricamente ha tenido siempre bastante fama de ser una ciudad muy aventurera y abierta a los extranjeros. Aquí normalmente siempre encuentras gente muy amigable y que te ofrece ayuda en cualquier momento. En Europa quizás se dice a veces que la gente es más distante y cuando llegas aquí sí que notas bastante el cambio hacia el ambiente oriental.

Cuéntanos resumidamente como es tu día a día en China fuera del trabajo; ¿alguna anécdota en especial que te haya ocurrido?

Fuera de labores profesionales llevo una vida bastante normal, en mi tiempo libre intento sobre todo disfrutar de todo lo que me ofrece la ciudad y su entorno: lugares culturales, monumentos, gastronomía… También intento pasar tiempo con mis amistades y gente cercana, y si el calendario me lo permite, visitar otras ciudades chinas que para nosotros son todo un mundo nuevo. Las distancias dentro de Shanghai también muy grandes y con todo el tiempo del día a día dedicado al trabajo, realmente no da tiempo a mucho más. Catalogaría aquí mi experiencia como muy positiva, y más que nada en especial destacaría la dimensión y el gran cambio de lo que es vivir el día a día en una ciudad asiática; cuando llevas ya un tiempo te das cuenta de muchas peculiaridades y diferencias que conforman la vida diaria, sus gente y costumbres.

20161109_212917

Quizá a nuestros estudiantes les interese saber que hiciste cuando acabaste la carrera y que pasos crees que son necesarios para obtener un empleo como pianista o profesor de piano en el exterior, algo que no parece fácil en España desde luego.

En mi caso yo siempre he intentado formarme lo máximo posible como músico y pianista, y en todos estos años el hecho de hacerlo en diferentes países y culturas, me ha ayudado mucho a crecer profesionalmente. Vivimos en un mundo tan difícil como el de la música, en el que siempre vas encontrando obstáculos para salir adelante y al mismo tiempo vivir de ello. Creo que uno de los puntos más importantes es tener una formación lo suficientemente sólida que realmente te impulse en la dirección por donde quieres ir. Es importante ir paso a paso y siempre pensar en lo positivo que tiene cada uno. En el exterior normalmente se valora más lo que haces y puedes encontrar un abanico más extenso de oportunidades, pero también es más competitivo y tienes que anteponerte a muchas más adversidades y oponentes que aspiran a tener el mismo puesto u objetivo.

Cuáles crees que son los defectos y virtudes de la enseñanza musical en China; ¿y de España? ¿te atreves a hacer una comparativa entre ambos sistemas?

En el ámbito de la Interpretación, los chinos son todo un prodigio individualmente y tienen bastante fama de ser técnicamente superdotados con una exquisitez suprema para llevar a cabo ciertas obras y pasajes al máximo nivel, pero a veces obviando un poco cuestiones de carácter expresivo y musicales. Esto es algo que también están intentando cambiar cada vez más trayendo profesionales de países occidentales que aporten algunos puntos diferentes de carácter sistemático y docente para enriquecer al músico chino de tendencia tradicional. Muchos intérpretes aquí tienden a ir en la misma dirección anteponiendo la técnica sobre la musicalidad y a veces el resultado puede ser algo repetitivo. Como sistema educativo y de enseñanza en general, sí que es de admirar y copiar en todos los sentidos porque aquí realmente se apuesta e invierte de verdad en la música clásica. Algunos instrumentos como el piano se consideran todo una religión y forman parte de la cultura y educación del país, si bien es cierto que se tilda a veces al sistema musical en sí a monopolizarse e ir siempre en la misma línea. En España en general, esta filosofía está todavía un poco lejos y va más encaminada hacia otro sistema más natural y paulatino propio de países occidentales y europeos. Pienso que la enseñanza musical que tenemos hoy en día dota a los músicos de una formación lo suficientemente completa como para al menos relumbrar y competir fuera aunque existe todavía algo de disparidad en cuanto a nivel colectivo comparado con otras naciones como China que tienen ya más construido una base estereotipada y consolidada dentro de la enseñanza.

¿Cómo ves este monumental interés en la música occidental que ha surgido en China en los últimos decenios? Hay muchos estudiantes allí que se dedican a estudiar la música occidental en detrimento de la suya propia? Danos tu opinión sobre este fenómeno.

Es algo totalmente cierto y que enriquece mucho a esta cultura y sistema educativo al mismo tiempo; quizás no ha estado siempre tan presente de la misma manera y ha sido sobre todo en los últimos años cuando ha crecido y evolucionado ese interés que China necesita. Actualmente ya de hecho, diferentes Conservatorios y Universidades de China ofrecen cursos y especializaciones en Música Occidental así como interpretaciones e investigaciones musicológicas enfocadas hacia repertorios y compositores europeos. En el Shanghai Conservatory of Music sin ir más lejos hay ya bastantes estudiantes que están focalizando en todo esto, algunos de ellos interesados también en dar el salto para estudiar y formarse en países de Europa o América. Por el contrario, vemos muy pocos occidentales que realicen el proceso inverso para recurrir a la formación dentro de Asia oriental, un procedimiento que todavía necesita algo de tiempo para cambiar debido en parte a diversas barreras culturales.

Se dice que China es ya un vivero de grandes intérpretes de música clásica y que de hecho ya están empezando a invadir los principales escenarios mundiales, ¿Crees que es real este proceso?

Sí de alguna manera, y es un proceso que con el tiempo puede fortalecerse todavía más. Aquí siempre se ha mostrado más hincapié en repertorios clásicos, el piano como ejemplo es ya es considerado casi como un deber y tendencia en la educación de los juventud china. Se empieza a estudiar a edades más tempranas, los intérpretes en general dedican mucho más tiempo, y siempre salen grandes talentos de forma continuada. Como cultura también se invierte más económicamente y se profundiza de una manera más rápida en todos los objetivos y aspiraciones. En Europa en cambio, es un proceso mucho más natural y tal vez algo más lento, pero al final también salen grandes músicos. Si analizamos por cuestiones numéricas, ya sólo China dobla la población de Europa, pero realmente aquí se trabaja y hace mucho más énfasis en las escuelas musicales y pianísticas, con lo que el intérprete chino ya crece de antemano rodeado de una sociedad muy competitiva y fuerte en estos aspectos, aunque siempre busca luego salir y reforzarse todavía más en el exterior.

20170422_141335.jpg

Respecto a la pregunta anterior: En qué destacan más los intérpretes chinos?, o sea en qué estilos, repertorios e instrumentos son ya una potencia exportadora.

Como intérpretes solistas en general están ya muy consagrados y todo un ejemplo para seguir. En términos musicológicos, aquí en China hay cientos de instrumentos tradicionales que son casi un descubrimiento para nosotros, como pueden ser algunos de cuerda como el “Erhu”, flautas chinas, instrumentos de percusión… etc. Ellos son todo unos pioneros interpretándolos pero difícilmente se puede expandir barreras y llevar todo esto hacia Occidente…

También está la ópera china, (conocida sobre todo como “Ópera de Beijing”) que es ya un género prototipo muy instalado en China y de la cual se han creado y evolucionado otros muchos géneros y variante musicales, muchas de ellas dentro de la música moderna; en general, gran parte del repertorio moderno chino parte de canciones y motivos populares que datan de cientos años atrás. Podemos decir la música clásica china está muy fuertemente ligada hacia su propia historia y cultura, y eso ellos lo sienten y viven constantemente. En el piano por ejemplo encontramos una tendencia algo más moderna, y el pianista chino moderno por excelencia tiene más a ejecutar repertorios occidentales que propios de China clásica.

Para finalizar: como ves el futuro musical de China respecto a la música clásica.Y algo más difícil: ¿Cómo ves el futuro de la música clásica en España?

Creo que China ha logrado ya en buena medida relanzarse hacia un nivel y posibilidades superlativos en todo lo que concierne a interpretación de la música clásica. Sí que a medio o largo plazo van a intentar globalizarse e influenciarse más con la música clásica occidental y europea, dicho de otro modo intentar traer cada vez más músicos occidentales que puedan aportar algo diferente y hacer evolucionar todavía más el sistema, algo que no parece fácil ateniéndonos la mentalidad y cultura totalmente asiática del país. A España todavía le falta un poco más quizás para posicionar y relanzar este fenómeno de la música clásica en la dirección que a todos nos gustaría, pero tenemos que valorar y acreditar tanto el nivel de enseñanza musical que tenemos así como la gran generación de músicos que nos representan.

Gracias por tu atención y por contestar a nuestras preguntas, Pablo . Te deseamos mucha suerte con tu carrera y con tu vida y esperamos verte algún día de nuevo por nuestro centro.

 

Anuncios