Segunda parte del artículo publicado en el número 1 de Symphonia de febrero de 2017, se resume aquí el paso de la pianista y clavecinista Wanda Landowska por España para realizar giras de conciertos, conocer a Falla y visitar la casa de Chopin y su huella en la prensa general y en la especializada.

Sorprende la enorme y cálida acogida del mundo musical español muy cercano realmente a los acontecimientos que sucedían en Europa y pionero junto con Francia del acercamiento a la interpretación historicista de Landowska. Las frecuentes  visitas de Landowska al país  se ven constantemente reflejadas en la prensa española y europea, como aquí veremos, hasta que su presencia decae cuando su fama traspasa las fronteras europeas en los años treinta y la intérprete se centra en sus famosas grabaciones

Landowska en la prensa española .

La imagen que nos ofrecen los medios españoles sobre la intérprete difiere levemente de la ofrecida por la prensa en Francia, país en el que residió desde 1900. En Francia los periódicos nos dan noticia de innumerables recitales y conferencias de todo tipo; en España, sus giras por motivadas en principio por su acogida en el país vecino, van siendo cada vez más frecuentes e irán variando sustancialmente de contenido a lo largo de los primeros decenios del siglo: desde el recital de piano con algunas obras al clave de la primera década a la interpretación en los años veinte de obras íntegras en el clave o en otras combinaciones con este instrumento, algo que se venía haciendo en Francia con anterioridad. En el ámbito español este proceso alcanza su máximo apogeo en el estreno en Barcelona del “Concierto para clave” de Manuel de Falla dedicado a la intérprete y estrenado por ella misma el 5 de noviembre de 1926. A tenor de lo que podemos encontrar en artículos de prensa común, revistas especializadas y otros medios escritos, hay sólo dos o tres años de diferencia entre ambos países en cuanto a los inicios de la fascinación común por Landowska y a la creación de un ámbito especializado de escucha en el público. Tras el histórico concierto de 1903 en París, España será uno de los primeros países donde tengamos noticias de la fama de la intérprete.

img130510100912_175

Landowska con Falla en los años 20. Ambos mantuvieron correspondencia profesional durante años y el compositor regaló a la intérprete su Concierto para clave. 

Comenzaremos a describir algunos de los artículos y libros donde encontramos noticias de “ la Landowska”. El anónimo autor de “Introducción a la Volta[1] reconoce   en la introducción de este librito publicado en 1905, haberse sentido inspirado por el programa de un concierto de Landowska escrito por la propia intérprete. En su “opusculillo” (sic), este autor -que se autorretrata como un “bailarín jubilado”- adelanta el “recorrido musical que la eminente artista realizará sobre   la historia musical del Vals y su antecesor, la Volta” en los conciertos de la Sociedad Filarmónica madrileña deshaciéndose en elogios a la “genial clavecinista polaca”. En el mismo año podemos encontrar en La Alhambra, periódico de Granada un artículo de Cecilio Roda sobre “El piano del siglo XVIII”. En él, Roda hace una historia de los instrumentos de tecla desde el monocordio al piano. Al acabar su lección de organología describe así a Landowska : “No es una pianista, es una estudiosa, una convencida, una indagadora crítica, una artista que sabe hacer las cosas bien, que explica por qué las hace y convence a los que la oyen. Es una artista cabal”.De las propias alabanzas de Roda pueden desprenderse los propios prejuicios del siglo XIX hacia el instrumento “sólo con su maestría , sólo con su perfección pueden resistirse sin fatiga dos horas de sedación nerviosa”. Es obvio que para este crítico la música que escoge Landowska no es la preferida por el público aunque ella lo hace tan sumamente bien que convence a quien vaya a escucharla : “es una música donde si empieza a dibujarse la expresión determinada todavía no aparece la intención emotiva”.

 A partir de este año asistimos a noticias sobre las regulares citas de Landowska con el público español. Realmente podemos afirmar que España se convirtió en un país frecuentado por la intérprete. Periódicos y revistas de diferente orientación y enfoque hablan de la artista desde diferentes puntos de vista: desde la crónica artística en la prensa diaria de diferentes ciudades españolas ( El Sol , La Correspondencia o La Voz en Madrid , Diario de Barcelona, Oro de Ley en Valencia ) hasta las revistas orientadas hacia el numeroso público aficionado a la música como la Revista Musical de Bilbao (desde 1909 hasta 1913) que incluyen artículos sobre ciclos de conciertos. También encontramos una serie de escritos instructivos y musicológicos que nos dan una visión amplia de la idea que el público podría tener de la clavecinista entre sus primeras apariciones en 1905 y los años veinte.En estos momentos y especialmente a partir de la publicación en 1909 de Musique ancienne [2] en París, los críticos y periodistas franceses comienzan a mostrar una vertiente más polémica de su figura. Se hace entonces frecuente entre críticos y periodistas contraponer el carácter “delicado y femenino” de Landowska en sonido y escena con su vertiente más combativa de defensa encarnizada de la interpretación de la música antigua al clave. Mientras en la escena y en persona se trata de una persona “sumamente encantadora y elegante”, sus palabras escritas son “dardos” contra los que critican la interpretación al clave, “los caballeros andantes de la transcripción” (Revista Musical, febrero 1910).

Pero desde luego lo más abundante son las muestras de respeto a la autoridad de Landowska, que se puede percibir en la mayor parte de los críticos y en las cartas del público que comentan sus ideas con expresiones como “ la gran pionera del clave”, “profundidad de pensamiento” etc. En el Número 1 de la Revista Musical de diciembre de 1911, Emilio López Chávarri introduce un artículo de Landowska traducido por él mismo. Copiamos abajo esta introducción a las ideas de Landowska que ocupan unas cuantas páginas en la revista y que llevan por título “ ¿Piano o clave?”.

Captura de pantalla 2017-11-12 a las 0.59.35

Vamos a asistir a partir de la publicación del libro (aunque nunca llegó a traducirse al español ) a un cambio de concepción en el papel público de Landowska. Aunque todavía se la asocia al piano, y especialmente con Chopin (como vemos en el artículo de López Chávarri sobre la visita de Landowska a la casa del compositor en Mallorca[3]), y aunque todavía también la mayor parte de sus apariciones se deben a sus recitales (en algunos casos aparece tres o cuatro veces en un mismo año), las noticias sobre Landowska como personaje público empiezan a ser muy variadas: visitas a anticuarios y museos, menciones a sus giras europeas con visitas históricas como la que hizo la artista en 1917 a un ya anciano Tolstoi [4]. La mayor parte de esas anécdotas están firmadas con alias ( Yaguks, Auditor) pero hay también encendidas defensas de la labor de la intérprete por parte de reconocidos críticos como el propio Chávarri, Juan del Brezo o Cecilio de Roda.

En 1920 se habla ya de Landowska como una intérprete habitual y reconocida por los aficionados. En 1920, Del Brezo[5] escribe sobre Landowska en El Sol :

de buen grado escribiría una larga disertación acerca de la espineta y el clavicordio (..) pero nos sentimos tan atraídos y entusiasmados por la labor personal de Wanda Landowska que debemos referirnos a ella (…).

Aunque las crónicas reflejan una mejor acogida de la música de piano, las ideas de Landowska han calado ya en esta época en gran parte de los críticos que las transcriben incesantemente, y del propio público, que empieza a mostrar un interés mayor que el puramente anecdótico. Los conciertos de clave con orquesta se multiplican en España en torno al comienzo de la década de los veinte con gran afluencia pública y obras ya completas en los programas. Algunos críticos llevan su pasión más allá para anteponer incluso el sonido del clave al del piano alabando sus cualidades tímbricas , todo ello debido a la “perfección máxima” de Landowska. Por ejemplo, Auditor comenta en 1920[6], la enorme y cálida acogida pública de la intérprete en el Teatro Principal de Valencia, detallando el programa y su interpretación al clave, al piano y con la orquesta en una tarde en la que la verdadera estrella es la clavecinista polaca. Al final de su crónica el crítico comenta:

Captura de pantalla 2014-11-19 a la(s) 13.12.37

La década de los veinte es apoteósica para Landowska en Europa y sin embargo y quizá por esa misma razón, su presencia en la prensa española comienza a decaer. Al comenzar la era de las grabaciones, la intérprete fue haciéndose cada vez más universal y su apretada agenda se centró sobre todo en el ámbito francés. Hay que tener en cuenta también que muchas revistas musicales de décadas anteriores desaparecen. Además las crónicas musicales parecen también tener menor relevancia periodística en el problemático contexto político español de los veinte[7].

Lamentablemente el número de revistas especializadas desciende en la década de los veinte aunque todavía en la primera mitad de los años treinta encontramos interesantes alusiones a Landowska en artículos muy interesantes. A pesar de ser esta la década de sus famosas grabaciones, en España aparece fundamentalmente en medios especializados, fuera de la prensa general, al contrario de lo que había ocurrido anteriormente. Por ejemplo en 1935, en su conocido ensayo sobre Bach publicado en Musicografía[8], José Subirá la describe como la máxima especialista en Bach y menciona su libro Musique Ancienne como el libro de referencia para la interpretación de Bach .

Sabemos que la movilidad de Landowska se centró hacia la segunda mitad de la década de los años veinte en el área parisina en la cual Landowska había instalado su famosa Escuela. Las clases y los recitales en la Escuela la absorbieron de inmediato, evitando los pesados viajes que ya cansaban a una Landowska que caminaba hacia los sesenta años. Sus últimos años en Francia fueron duros por la situación prebélica, y las noticias que hay desde su marcha a EEUU en 1939 coinciden con el período de desaparición de la artista de la prensa española y en general por el interés en prensa sobre la intérprete[9].

Landowska en la prensa europea

España parece haber sido un lugar privilegiado para haber tenido la oportunidad de escuchar a la intérprete en las primeras décadas del siglo XX. Ciertamente , si acudimos a las hemerotecas digitales de prensa general veremos que es en Francia donde habría que estudiar el grueso de su trabajo, tanto a nivel artístico como institucional. Salvo en su juventud, Landowska residió casi de manera continua en Francia hasta su exilio en EEUU. En Francia desarrolló la parte principal de su carrera y desde allí se irradió el mito de Landowska y su relación con España es mucho mayor que la que encontramos en la prensa italiana e incluso superior a su aparición en los medios alemanes[10]. Quizá ello sea debido a la proximidad geográfica o a los intensos lazos de relación musical franco-españolas en las dos primeras décadas del siglo pero los medios revelan también que la vida cultural española fue más fructífera entonces que en las décadas posteriores. Para ello sólo hay que ver el contenido musical en los periódicos generales- que va menguando en la década de los veinte -y la existencia de publicaciones especializadas y su vida media( que se va acortando).

A pesar de la frecuente de aparición de Landowska en los medios españoles y de la evidente buena recepción en los mismos, similar en sentido cualitativo a la acogida francesa, se pueden establecer también unos rasgos diferenciadores: en Francia Landowska aparece naturalmente de modo más frecuente. Aquí los archivos y las crónicas nos dan diferentes puntos de vista : Landowska es una estrella y sus conciertos son también eventos de primer orden, pero al contrario que en nuestro país el carácter pedagógico que el personaje de Landowska suscita de manera tímida en los medios españoles, está en Francia plenamente presente: charlas-recitales, conferencias, debates, presentaciones, etc. nos revelan un intenso mundo cultural con una mayor aproximación a la idea que la propia intérprete nos transmite en su libro de 1909. Hay muchos elementos no relacionados entre sí pero bastante característicos (en algunos casos exclusivos) de la imagen pública de Landowska en Francia a través de los medios: su tendencia a una mayor especialización en el clave, la importancia de su labor pedagógica en su escuela y la explotación del carácter femenino en sus eventos interpretativos[11].

A la izquierda Landowska en la casa de Tolstoi en rusia. A la derecha  en París sentada al piano de Chopin que ella misma adquirió en 1913 

Podemos concluir finalmente que Landowska tuvo una buenísima acogida en los medios españoles y que su popularidad fue acrecentándose en las dos primeras décadas de siglo para finalmente perder prominencia en prensa a finales de los veinte y adquirir un status de “figura especializada” hasta fines de 1936, año en el que su presencia en prensa desaparece casi por completo. La prensa contribuyó pues en enorme medida a hacer de ella una figura célebre en España en  el primer tercio del siglo ; probablemente la situación política del país influyó en su desaparición posterior en los medios. En todo caso, tanto la prensa especializada como la general en España contribuyeron a promover la figura de Wanda Landowska como la de una intérprete excepcional, pero también como la de una pionera y erudita en su campo haciendo que la interpretación de la música antigua se convirtiese en algo (relativamente) conocido en su momento.

Fuentes consultadas.

Hemeroteca digital BNE

http://www.bne.es/es/Busqueda/resultado.html?cx=008390202817838809661%3Aezzszwraciu&cof=FORID%3A11&searchdata1=&text=&advanced=false&field=todos&sa.x=45&sa.y=14&exact=on&q=landowska++&btnBuscar

The European library:   http://www.theeuropeanlibrary.org/tel4/newspapers/search?count=10&query=landowska+

Gallica: Hemeroteca de Biblioteque Nationale de France

http://gallica.bnf.fr/Search?ArianeWireIndex=index&p=1&lang=ES&f_typedoc=periodiques&q=landowska+&x=22&y=12

Wanda Landowska and Denise Restout Papers

Guides to Special Collections in the Music Division of the Library of Congress

http://hdl.loc.gov/loc.music/perform.contact

Aldrich, Putnam: Wanda`s Landowska Musique ancienne .Notes, Second Series, Vol. 27, No. 3 (Mar., 1971), pp. 461-468.

Schott, Howard: Wanda Landowska: A centenary apraisal. Early Music (1979) nº 7 (4): 467-472.

Bainbridge, Timothy : Wanda Landowska.   The Musical Times, Vol. 100, No. 1400 (Oct., 1959), p 39-41.

[1] “Introducción a la Volta , danza célebre del siglo XVI. Noticia histórica de este baile y croniquilla escandalosa de aquel tiempo

[2] Landowska ,Wanda: “Musique Ancienne “. Senate , París 1909.

[3] La Revista Musical , Febrero 1911

[4] El Sol , Madrid 1917 .

[5] Juan del Brezo era el seudónimo de Juan José Mantecón.

[6] Oro de Ley, Valencia.

[7] Por ejemplo se hace muy difícil encontrar una noticia en prensa sobre el estreno en noviembre de 1926 del Concierto para clave de Falla.

[8] Musicografía 1935

[9] Sin embargo sabemos también que hay viajes a España en los años treinta que apenas aparecen en prensa (por ejemplo a Galicia en el año 1936).

[10] No hay que olvidar que Landowska estudió principalmente en Berlín .

Anuncios